El web no está optimizado para IExplorer, es mejor utilizar Mozilla Firefox o Chrome

 

66us_propio.jpg

La propiocepción son las terminaciones que encontramos en las articulaciones que informan al cerebro de qué posición tienen en relación al espacio. Regula la dirección, el equilibrio, el rango articular y lo más importante, permite las respuestas reflejas automáticas del cuerpo, tales como la actividad tónica postural.

Estos propioceptores activan constantemente para informar al cerebro de cómo queda cada articulación y de la tensión del músculo y tendón de nuestro cuerpo. En caso de que se produzca una lesión, este sistema se ve afectado, y hace que no sean tanto eficaces las respuestas automáticas de control del equilibrio. Por este motivo es importante readaptar tras una lesión, tanto deportiva como traumática, este sistema para evitar nuevas recaídas debido a la ineficacia del sistema propioceptivo.

En el Centro hacemos un asesoramiento de los ejercicios indicados para rehabilitar esta función y supervisión en el gimnasio del Centro para garantizar que se hacen correctamente.

Mediante esta técnica también hacemos trabajo del CORE, el centro de nuestro cuerpo. El CORE es una unidad muscular compuesto por la faja abdominal, los glúteos, el suelo pélvico, y el cuadrado lumbar entre otros. Estos músculos nos permiten tener una buena postura y si están flácidos estamos más expuestos a tener lesiones.

A través de la propiocepción con material como: palos, tronco, fitballs, cintas elásticas y otras pelotas. Así conseguimos trabajar estos músculos de forma individual o grupal en nuestro gimnasio.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.  [ más información ]