El web no está optimizado para IExplorer, es mejor utilizar Mozilla Firefox o Chrome

 

250_6ipd_osteogine.jpg

La osteopatía Ginecológica busca ayudar a restablecer el cuerpo de la mujer después del parto, debido a los cambios posicionales, hormonales y posturales que se producen en todo el embarazo. Aspectos como la duración del parto, la experiencia de la madre, las horas de dilatación, el estado de la musculatura del suelo pélvico, la instrumentación utilizada, la existencia de episiotomía y la posición de la pelvis de la madre son datos relevantes para nuestra historia clínica y para poder entender y evaluar el estado de salud tanto de la madre como del bebé.

Es importante que se haga una buena revisión ginecológica por parte del médico, fisioterapeuta y osteópata para garantizar la buena salud del suelo pélvico y la buena mecánica de la pelvis para así evitar problemas futuros de dolores de espalda, incontinencia y debilidad de la musculatura del periné.

Desde el Centro evaluamos el estado mecánico de la columna, pelvis y piernas para garantizar que vuelve a la posición normal. También es importante revisar el estado de los músculos y vísceras que pueden verse afectados en todo este proceso. Debido a todo esto, el osteópata hace una evaluación de la madre y se plantea un tratamiento en función del estado actual de la paciente.

En el post-parto y en el embarazo el osteópata trabaja habitualmente con las fisioterapeutas especializadas en fisioterapia del suelo pélvico.

Otro apartado importante que trata la osteopatía ginecológica son las alteraciones del ciclo menstrual, dismenorras, problemas viscerales como el estreñimiento, endometriosis y alteraciones de la fertilidad, en los casos en que la causa sea tratable.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las 'cookies'. Sin embargo, puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.  [ más información ]